Soy Eduardo, comercial de Aramática.

Me encanta visitar a mis clientes y a los que todavía no lo son, aunque sé que no tardarán mucho. 😊

Lo mejor de mi trabajo es poder ayudar a las empresas y sobre todo a las personas a solucionar problemas y a hacerles su trabajo más sencillo, eficiente y seguro en lo nuestro: El montaje, reparación y mantenimiento de puertas automáticas.

Os podría contar miles de anécdotas de clientes, pero recuerdo una en especial: Cuando llegué a Londres visitando a un cliente de Zaragoza.

Era la segunda vez que visitaba a este cliente del sector agroalimentario. En alguna conversación me habían nombrado a “Londres” refiriéndose a una parte de la fábrica, pero no me atrevía a preguntar. Llegado el momento, el jefe de producción me dijo, “¿Te han llevado a Londres?” y se empezó a reír.

Al llegar cerca de la zona de frio, al congelador, lo entendí todo.

La puerta diremos que era algo obsoleta por ser correctos. Cada vez que se abría, te trasladaba a Londres. Una bocanada de niebla fría, húmeda y densa salía y te atrapaba.

Al acercarme más, se veía el hielo pegado en el cabecero y unos carámbanos dignos de una película de Navidad.

Me salió del alma un: “Pero ¿cómo tenéis esto así?”.

Estaban malgastando una cantidad enorme de energía y por lo tanto de dinero. Tenían continuos problemas con los motores y las guías por el hielo que también provoca gran cantidad de atascos. Para colmo la velocidad a la hora de subir y bajar la puerta era muy baja y ya se había llevado algún buen golpe.

Todo esto, además de hacer perder energía, tiempo y dinero, les suponía un gran problema de seguridad.

Ahora ya está solucionado.

Tienen una puerta rápida Frigo 2 con cortina de aire. Ya no tienen hielo ni en el cabecero ni en las guías, han desaparecido los atascos, el gasto de energía ha disminuido sustancialmente y ahora ya no tienen esa enorme “pérdida térmica”. El sistema calefactor entre lonas y las guías es una maravilla.

La estanqueidad que consigue es increíble, con un rango de operación de hasta -30ºC.

Además, la velocidad de la puerta es mucho mayor y tiene el sistema autorreparable que hace que la puerta cierre sí o sí en cualquier situación.

Me he enterado hace poco que ya no es Londres, ahora es Helsinki. Debe ser que en Helsinki hace mucho frío, pero no hay niebla.